La obesidad y el sobrepeso infantil se previenen con educación


· Tres de cada diez niños mexicanos padecen sobrepeso u obesidad (prevalencia combinada de 33.2%)

· El 32% de los menores de 5 años presentan algún tipo de mal nutrición como desnutrición, sobrepeso y obesidad

Debido a la epidemia que representan el sobrepeso y la obesidad en nuestro país, es preciso crear conciencia sobre la salud infantil ante esta situación. Los adultos que están a cargo de ellos, como principales tomadores de decisiones en su alimentación y hábitos aprendidos, deben fomentar el estilo de vida saludable que necesitan para su crecimiento y desarrollo.

Ante esto, el Dr. Raúl Morín Zaragoza de Medix, líderes en el manejo de sobrepeso y obesidad, comenta: “En materia de salud, la mejor alternativa siempre será la prevención. El sobrepeso y la obesidad son enfermedades que van más allá de la estética y la sociedad debe comenzar a reconocerlo como tal. La mejor opción para prevenir estos dos padecimientos es que desde pequeños comencemos con educación continua sobre el tema. Primero, los papás de los niños, debemos preguntarnos ¿Qué hábitos les estamos enseñando a nuestros hijos y qué están aprendiendo de nosotros? Es necesario que los padres de familia los guíen desde pequeños para adoptar un estilo de vida saludable para que cuando crezcan, sean adultos sanos. Hoy en día, el sobrepeso y la obesidad están afectando a personas desde edades tempranas y en un futuro, serán adultos enfermos con consecuencias y complicaciones que se presentan a consecuencia de estas enfermedades, reduciendo así, su calidad de vida”.

Mucho de lo que los niños aprenden de los adultos, se transmite a través del ejemplo. Los hábitos y la educación nutricional con la que los adultos cuenten sobre la prevención de sobrepeso, obesidad, sus complicaciones, etc., además de sumar a su propio bienestar integral, repercutirá de manera inevitable en la salud de los niños.

“Si nosotros como adultos no sabemos cómo y qué comer, será más complicado orientar a un niño o a un adolescente. Ellos, al estar en crecimiento y desarrollo, tienen necesidades diferentes en cuanto a la alimentación que reciben, por ello, la asesoría de un profesional ayudará a tomar mejores decisiones en beneficio de la salud de toda la familia”, agrega el Dr. Morín.

Por eso, debemos saber qué cambios mínimos en los hábitos diarios impactarán de manera positiva en la salud de los menores, por ejemplo:

  1. Evita la ingesta diaria de harinas o levaduras.

  2. Aumenta el consumo de agua.Evita las bebidas endulzadas con azúcar.

  3. Planifica el menú.Ayúdalos a combinar todos los grupos de alimentos en cada comida.

  4. Sirve porciones razonables. Cuida que las porciones de alimentosvayan de acuerdo con su edad.

  5. Limita sus horas de TV, celular o tablet.

  6. Actívalos. El sedentarismo también es un factor que propicia al sobrepeso y la obesidad por eso, mantén a tus hijos activos con deportes o actividades físicas que pueden hacerse en familia, al aire libre o rutinas de ejercicios.

Un niño con obesidad y/o sobrepeso no está destinado a vivir así por siempre, incluso si en su familia (papás, abuelos, tíos) se presenta esta condición. La niñez es el momento adecuado para modificar hábitos que reduzcan los altos índices de obesidad infantil en México y el mundo.

Más información: www.medix.com.mx / Facebook: @medixMx


17 vistas

© 2023 by Closet Confidential. / AD-HOC